WORLD PREM EN ACCIÓN

PROGRAMA YOGA-40: PRISIONES

Una propuesta de práctica continua de 40 días de yoga para profundizar en el yoga, cambiar hábitos y conductas negativas a través del trabajo diario.

 

Se utiliza el yoga como herramienta de transformación, tal y como se hace en las clases semanales, pero dando el paso de convertirlo en una rutina diaria, con todos los beneficios que conlleva.

 

¿POR QUÉ HACER UNA CUARENTENA DE YOGA?

Las cuarentenas modifican, mueven y transforman, desde tiempos antiguos se han utilizado para cambiar hábitos y sanar enfermedades. Si practicamos algún hábito o disciplina todos los días durante 40 días, nuestros hábitos y patrones se transforman y esto nos lleva a un cambio.

 

Diversos centros penitenciarios alrededor del mundo están utilizando desde hace varios años el yoga como práctica para crear hábitos positivos. Se han obtenido muy buenos resultados en relación al control de ansiedad y aumento de la autoestima, que han llevado a que las personas se vuelvan menos violentas e incluso a reducir o eliminar la ingesta de medicamentos y el uso de drogas.

 

 

YOGA-40 PRISIONES EN EL CENTRO PENITENCIARIO BRIANS 1

Dado el interés mostrado por el grupo de alrededor de 30 personas que practica yoga semanalmente en el Centro Penitenciario Brians 1 desde el año 2011, decidimos ofrecerles la oportunidad de profundizar en esta práctica a través del trabajo diario.

 

Por esta razón, del 26 de junio al 04 de agosto de 2013, hemos realizado una serie de 40 días seguidos de clases de yoga en este centro penitenciario.

 

El objetivo de una práctica como esta es modificar y transformar hábitos, patrones de conducta e incluso transtornos o enfermedades.

 

Para llevar a cabo esta acción, hemos puesto a disposición del centro penitenciario más de 10 profesores de yoga voluntarios, además de varios músicos.

 

EL GRUPO

Por temas de espacio en el centro, la experiencia estuvo limitada a 15 personas. Se han sumado al reto de llevar a cabo la cuarentena de yoga, 4 mujeres y 11 hombres. A cada uno se le ha entregado una esterilla nueva de yoga y un dossier con información práctica sobre el yoga, posturas y respiración.

 

La mayoría de los alumnos tienen ya tiempo asistiendo a las clases semanales de yoga que ofrecemos en el centro, pero se han sumado también algunos que nunca han practicado.

 

Igualmente, las clases de sábados y domingos, que se realizaron en el polideportivo que es bastante grande, estaban abiertas a que internos que no hacían la cuarentena pudieran participar.

 

LA PRÁCTICA

Durante estos cuarenta días, los alumnos practicarán Kundalini y Ashtanga Yoga con profesores voluntarios que se han ofrecido a llevar a cabo el proyecto. Como práctica diaria harán una meditación llamada Kirtan Kriya, que entre otros beneficios, aporta equilibrio mental, ayuda a cambiar hábitos y mejorar la concentración.

 

Las clases de los domingos fueron dirigidas por profesores invitados y músicos que cantaron  mantras en directo para acompañar la práctica.

 

ESTUDIO

Se realizó un seguimiento de la experiencia de la cuarentena realizada en el Centro Penitenciario de Brians 1 para poder comprender las potencialidades, y también las limitaciones, de esta experiencia. La idea fue explicar y comprender el impacto del yoga en los participantes, así como ofrecer claves para entender el papel transformador de esta experiencia en el marco del centro penitenciario. Para ello hemos contado con Maria del Mar Griera (Doctora en Sociología por la Universitat Autònoma de Barcelona), Anna Clot (Licenciada en Sociología por la Universidad Autónoma de Barcelona) y Marta Puig (Llicenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona y Master Europeo en Sistema Penal y Problemas Sociales por la Universidad de Barcelona)

 

IMAGEN

Para documentar la experiencia, hemos contado con el equipo de Korovo Films que ha estado presente durante las sesiones. Gracias al trabajo que han realizado hemos llevado a cabo el documental Libertad entre Rejas.

 

CONCLUSIONES

A través de las encuestas que hemos realizado y de las entrevistas que hemos grabado y que forman parte del documental Libertad entre Rejas, hemos podido ver como, además de profundizar en la práctica física, los participantes han utilizado el yoga como herramienta para conocerse más a sí mismos y mejorar su calidad de vida dentro de la prisión.

 

Muchos mantienen ahora una práctica diaria y han utilizado la cuarentena como trampolín para tener mayor autoestima, aprender a manejar sus emociones y reacciones. Afirman que después de realizar las clases, han mejorado sus relaciones con otras personas dentro y fuera de la prisión.

 

En general los participantes dicen sentirse más relajados y con más energía por lo que podemos afirmar que ha sido una experiencia muy positiva que esperamos poder repetir pronto.

 

 

Asociación World Prem | Yoga para personas sin recursos y en exclusión social | All rights reserved ® Todos los derechos reservados | oneheart@worldprem.org