NOTICIAS

Una clase en ASSA

(Asociación Pro Disminuidos Psíquicos De Sant Adrià Del Besós)

viernes 30 de marzo de 2012

 

Joan no habla. Cuando entra en la clase, se planta delante de ti y te coge de los brazos, mirándote con sincera alegría. Durante la práctica, me siento casi delante suyo para que pueda imitar mis movimientos; tarda entre 30 y 40 segundos en responder físicamente a uno de ellos.

 

Kelly tiene siempre una expresión distraída. Sus ojos acuosos barren la sala buscando objetos de bisutería (colgantes, pulseras, etc.) en los que depositar su atención. Cada 10 o 15 minutos, pregunta si ya hemos terminado la clase.

 

Carles se mueve de manera brusca, como si tuviera calambres incontrolables. Puede estar largo rato en silencio, y de repente arranca a cantar alguna canción de Els Pets. Le encantan. A veces pienso que en el interior de su cabeza se suceden las canciones, una tras otra, como en un CD de larga duración.

 

Estos y algunos más (Fernando, Núria, Tomás, Patricio, Carme, Enrique…) son los alumnos de yoga de los voluntarios de World Prem de ASSA (Asociación pro Disminuidos Psíquicos de Sant Adrià del Besós, al lado de Barcelona). Y son buenos alumnos. Voluntariosos, entregados, llenos de una energía desbordante…

 

Son también una lección para todos nosotros, los voluntarios, los profesores de yoga que quincenalmente vamos a impartirles clases gratuitas de yoga. Todo un adiestramiento para el ego. A ninguno de ellos les puedes hablar sobre los chakras, ni sobre kriyas o mudras, ni sobre kundalini o prana, y mucho menos sobre Patanjali o Yogi Bhajan. Pero se mueven yrespiran y cantan como si les fuera la vida en ello. Con valor, con tesón, con alegría.

 

Hace unos meses, no sabían relajarse después de los ejercicios físicos. Ahora ya pueden, y lo hacen, y se acuestan en silencio sobre las colchonetas, tranquilos y satisfechos. Y hacen ranas. Y flexiones. Y estiramientos. Y cantan algunos mantras, e incluso han realizado alguna comunicación celestial.

 

Yo los veo desde mi colchoneta mientras sigo los ejercicios a modo de modelo para que sigan mis movimientos. Están contentos. Se lo pasan bien. Para ellos es una mezcla de gimnasia y juego divertido. Disfrutan sin buscar nada más. Y yo, nosotros, los voluntarios de World Prem, disfrutamos viéndolos disfrutar.

 

¡Qué gozada! ¡Cuánta energía! ¿De verdad somos nosotros los voluntarios, los profesores? A veces pienso que en realidad son ellos, y que nos están enseñando unas cuantas lecciones: humildad, confianza, camaradería… Lo cierto es que cuando termina la clase, después de habernos despedido de todos ellos, al ir paseando hasta la estación de tren, todos nosotros estamos contentos. Nuestros ojos brillan, impregnados de energía, y nuestros corazones están tranquilos, sosegados, armonizados. Han pasado cinco minutos y ya casi los añoramos.

 

¿Cuánto falta para la próxima clase?

 

 

Óscar Bastante

Equipo World Prem

 

 

---------

 

Las clases de yoga gratuitas del Programa Respira Alegría se realizan gracias a tu colaboración y a tu energía. Si quieres donar una esterilla o un cojín para las clases, escríbenos a oneheart@worldprem.org Si quieres apoyarnos económicamente para poder seguir dando las clases, haz click aquí  ¡Muchas gracias por tu colaboración!

 

Asociación World Prem | Yoga para personas sin recursos y en exclusión social | All rights reserved ® Todos los derechos reservados | oneheart@worldprem.org